205-995-8900

International Andalusian & Lusitano Horse Association

Asociación Internacional del Caballo Andaluz y Lusitano

Historia del Registro Genealógico de Caballos “Studbook”

La mayoría de nosotros estamos familiarizados con el concepto de “studbooks” y “registros” y probablemente hemos registrado otros animales como los perros en el American Kennel Club (AKC), los gatos en la International Cat Association (TICA) y, por supuesto, los caballos con IALHA u otros registros de razas.

Desde que los animales se domesticaron por primera vez, se notaron las diferencias entre individuos de la misma especie y se usaron a menudo selectivamente para mejorar algunos de sus valores. Por ejemplo, para obtener mejores rendimientos de leche o huevo, habilidad para correr o la destreza de caza. Los registros de individuos se mantuvieron verbalmente al principio, pero a medida que crecían los números, los individuos comenzaron a escribir el linaje de sus propios animales y de aquellos animales que les interesaban. En última instancia, surgiría alguien que tenía el interés de reunir esa información en una fuente central. Por ejemplo, el primer libro de caballos oficial fue el “Libro de Estudios General para Caballos de Pura Sangre” establecido en Inglaterra en 1791.

Registro Genealógico de Caballos “Studbook” Privados

Los “Studbooks privados” habían existido desde principios del siglo XVII, pero no eran tan confiables. En 1791, Weatherby publicó “An Introduction to a General Stud Book”, cuyos pedigríes se basaron en calendarios de carreras y documentos de ventas anteriores. Después de algunos años de revisión, se logró actualizar anualmente. Se dice que todos los pura sangre descienden de tres sementales “orientales” (Darley Arabian, Godolphin Barb y Byerly Turk, todos traídos a Gran Bretaña, 1690–1730) y de 43 yeguas “reales” (importadas por Carlos II). La preeminencia de las carreras inglesas y, por lo tanto, del Studbook General de 1791, proporcionaron un patrón para juzgar la cría de un caballo (y, por lo tanto, al menos en cierta medida, sus cualidades de carrera). El American Stud Book data desde 1897 e incluye potros de Canadá, Puerto Rico y partes de México, así como de Estados Unidos.

El Desarrollo del Registro Genealógico de Caballos “Studbook”

El desarrollo del “Studbook” para las razas de perros siguió el mismo patrón, ya que muchos antiguos aficionados a los perros también eran jinetes. En los EE.UU., El National American Kennel Club publicó el primer libro genealógico para perros en 1879, y el American Kennel Club (AKC) asumió el control en 1887 y continúa manteniendo el Studbook, aunque en realidad dejaron de publicar el libro de estudios en 2005 y solo está accesible para una tarifa en línea.
El primer Studbook para un animal salvaje en cautiverio fue para el bisonte europeo. Heinz Heck publicó este libro de estudios en 1932, y a la vez, se dio cuenta de que estas especies estaban destinadas a extinguirse a menos que las poblaciones cautivas fueran manejadas por algún medio cooperativo.
Desde estos orígenes, el “Studbook” ha sido reconocido como la herramienta esencial en el manejo científico de animales salvajes en peligro. A principios de 1970, un grupo de directores y científicos del zoológico comenzó a desarrollar un “Studbook” computarizado para todas las especies de animales que se encuentran en los zoológicos de todo el mundo. Fue nombrado el Sistema Internacional de Información de Especies. A lo largo de los años, se ha mejorado enormemente y hoy es una herramienta esencial utilizada por más de 1000 zoológicos profesionales en todo el mundo.

Studbook de Caballos

Volviendo a los registros de caballos, encontramos que con el tiempo algunas personas, con la ayuda de sus gobiernos, establecieron razas y libros de estudio para aquellas razas que eran importantes para la gente de su región. Ciertamente eso fue verdad en los caballos de la Península Ibérica. Durante décadas, los criadores de toda España y Portugal, buscaron desarrollar lo que fue conocido como el caballo Peninsular. A finales del siglo XIX, estos dos países comenzaron a enfocarse en sus líneas de sangre separadas y los “Studbooks”.

España

En España el “Registro Oficial” para los caballos de Pura Raza Español (PRE: Pura Raza Español) fue creado en 1912 como responsabilidad formal del Ministerio de Defensa y participaba en la Cría Caballar. En 1889 Portugal creó un registro genealógico para las razas de caballos del país y en 1942 establece el primer registro oficial para caballos Lusitanos. Un gran número de caballos Pura Raza Españoles fueron incluidos en este registro portugués.

En 1966 los registros genealógicos de España y Portugal formalizaron su lenguaje y definiciones de razas, clarificando así que los caballos nacidos en Portugal serían llamados Lusitanos y los nacidos en España Pura Raza Españoles (PRE). Esto fortaleció las barreras entre dichos registros y permitió que el Lusitano se desarrollará como una raza distinta y autónoma. En 1967 la administración del Registro genealógico Lusitano pasó a la Asociación Portuguesa de Criadores de Caballos Pura Sangre Lusitanos (APSL) quien hasta la fecha mantiene el manejo del mismo; mientras que el Ministerio de Defensa Español administró el Registro PRE hasta el año 2007 cuando lo entrega a la Asociación Nacional de Criadores de Caballos de Pura Raza (ANCCE).

La hermosa palabra “Andaluz” ha sido usada desde siempre en España para referirse al clásico caballo de tipo ibérico del Sur de España (Andalucía). Es un antiguo término regional que fue de uso popular a principios de la década de 1960 para describir a un amplio grupo de caballos que incluía a los caballos criados a lo largo de la frontera entre España y Portugal. Muchas de las primeras importaciones estadounidenses de España se llamaron Andaluces, por lo que ese nombre se utilizó en la fundación de los primeros libros de estudios de Estados Unidos.

Estados Unidos y los Andaluces

Una historia del caballo andaluz en los Estados Unidos y nuestra organización, registro y libro de estudios se reunieron en 2006 a raíz de numerosas solicitudes de tal artículo. El artículo describió con gran detalle las personas y actividades involucradas en el desarrollo de la organización que finalmente se convirtió en IALHA. Estoy en deuda con Nadine Tilley por compartirlo conmigo. La información en los dos párrafos siguientes se basa en ese documento.

El primer registro de un andaluz importado a los EE. UU. fue en 1964 y la Asociación Americana de Caballos de Andalucía (AAHA) se formó casi al mismo tiempo. En 1996 esa organización fue incorporada en New México como un registro privado. Los caballos se ingresaron en el primer registro de EE. UU. basado en la verificación de un conjunto de “Studbooks” traídos de España. En 1977, un grupo de criadores con ideas afines se reunieron para discutir y desarrollar una nueva organización que denominaron Asociación Internacional de Caballos de Andalucía (IAHA). Para 1979, habían solicitado el estado de exención de impuestos y comenzaron a mantener un nuevo Registro de propiedad de los miembros. En 1980 se imprimió y distribuyó el primer Studbook de IAHA. Mientras tanto, la AAHA seguía manteniendo su propio “Studbook” privado. A principios de la década de 1990 hubo varios esfuerzos para fusionar las dos organizaciones y los “Studbooks”.

Durante ese tiempo, American Andalusian Horse Association (AAHA) cambió su nombre a American Andalusian & Lusitano Association. Finalmente, en 1995, ambas organizaciones aprobaron la fusión y la nueva organización se convirtió en la Asociación Internacional de Caballos de Andalucía y Lusitano, IALHA tal como la conocemos hoy. Durante esos primeros años, nuestras reglas de registro fueron escritas y ampliadas para garantizar que los caballos que aceptamos para el registro se puedan rastrear en una línea ininterrumpida a los “Studbooks” de España y/o Portugal. En 1993, agregamos un “Studbook” y un registro para los semi-andaluces con el requisito de que uno de los padres debe ser de raza pura. Al mismo tiempo, se desarrollaron reglas para proteger a los propietarios y criadores de nuestros caballos. Los requisitos para los microchips o las marcas de congelación individuales y la tipificación de la sangre se agregaron en 1992 y 1993, y en el 2000 se requirió la verificación completa de los padres con ADN. Estas reglas ayudan a garantizar la identidad del caballo y su pedigrí preciso.

La Función del Studbook

A menudo usamos las palabras “Studbook” y “Registro” de manera intercambiable. Sin embargo, IALHA administra tanto un Studbook (un registro del pedigrí verificado de cada caballo aceptado en el Studbook que garantiza que cumple con nuestros criterios) como un Registro que conecta los caballos individuales en nuestro studbook con sus criadores y propietarios actuales mediante un proceso verificable de la documentación.

La primera función, el Studbook, es asegurar la identidad del caballo y su estado de registro. IALHA hace esto a través de la verificación de los padres, la investigación de pedigrí, el microchip y las marcas de registro.

La segunda función principal del Registro es proteger a los criadores y propietarios de nuestros caballos asegurando que todas las firmas apropiadas estén en su lugar al transferir un caballo de un propietario a otro. Todo registro profesional requiere una cadena de propiedad firmada para cada propietario individual a medida que el caballo y sus papeles se transfieren de una persona a otra. La Junta de Registro de IALHA se enfrenta con frecuencia a personas que han comprado caballos solo para descubrir que la cadena de firmas de propiedad no está en orden. Es su responsabilidad como vendedor de un caballo registrado asegurarse de que los documentos que proporcione al comprador estén completos y correctos. Y, como comprador de un caballo registrado, es su responsabilidad asegurarse de que el propietario registrado del caballo en los papeles de IALHA sea la persona a quien le está comprando el caballo. Si no lo son, es su responsabilidad como comprador conseguir que el vendedor del caballo proporcione las Facturas de venta de quiénes sean los propietarios registrados del caballo en el certificado de registro IALHA. Robin McCabe, nuestro secretario de registro y nuestra oficina de registro pueden intentar ayudarlo buscando propietarios anteriores, pero la responsabilidad es del 100% sobre usted, el comprador del caballo, para asegurarse de que el caballo tenga papeles actualizados y que la persona a la que le compra el caballo sea el propietario que se indica en los papeles y que existan las firmas necesarias en la factura de venta y en el reverso del certificado IALHA.

Elegibilidad para el Studbook de IALHA

Nuestro registro acepta la entrada en nuestro “Studbook” andaluces y lusitanos que tienen documentos de registro extranjeros de APSL o ANCCE y también de algunos otros registros seleccionados que cumplen con nuestros estrictos requisitos de documentación, incluida la verificación de los padres, los microchips y los documentos claros de propiedad. Cuando compre un caballo con documentos de registro extranjeros, puede consultar con nosotros para ver si aceptamos esos documentos. Debe enviar una copia de los documentos de registro originales del registro extranjero. Si usted no es el propietario actual del caballo como se indica en los documentos de registro extranjeros, la oficina de registro de IALHA también necesitará una factura de venta, emitida a usted, del propietario actual registrado en los documentos extranjeros.

La tercera función principal es proteger a los criadores y propietarios de nuestros caballos, asegurando que todos los papeles/firmas apropiados estén en su lugar cuando se registre un potro o un caballo adulto no criado en casa o extranjero criado en el extranjero que aún no haya sido registrado con IALHA. Periódicamente vemos caballos que se venden como “pueden registrarse”, pero para los que no hay papeleo del dueño del semental como aparece en los documentos de registro del semental o el dueño de la yegua que documenta que el caballo fue criado realmente el auspicioso de los dos propietarios registrados. Esto suele suceder cuando un caballo que tiene papeles IALHA se regala o se vende por un precio reducido sin papeles, sin que el propietario original del caballo firme los papeles a los nuevos propietarios para que se registre el caballo. O se vende el caballo, pero el nuevo propietario nunca paga completamente por el caballo y, por lo tanto, nunca recibe el certificado de registro firmado. Estos caballos pueden entonces producir potros que se presentan a los compradores como “registrables”. Sin embargo, no lo son a menos que los últimos propietarios registrados tanto del padre como de la presa completen y firmen todos los documentos correspondientes. Nuevamente, la junta de registro y la oficina intentarán ayudar a localizar a estas personas. Sin embargo, es responsabilidad del criador o el comprador de un caballo que se presente como “poder registrarse con IALHA” para tener todas las garantías y firmas apropiadas en su lugar.

La Junta de Registro de IALHA y el personal de Registro están trabajando continuamente para mejorar las reglas y los procesos de nuestro Registro para asegurarnos de que continuamos emitiendo los documentos de registro de la más alta calidad, garantizando la pureza e identidad de cada caballo y documentando con precisión a sus criadores y propietarios. Nuestros documentos aseguran el valor de los caballos registrados con nosotros y son respetados en todo el mundo. Karen Sausman Registradora IALHA 22 de enero de 2016

IALHA Stud Book

Share